lunes, 7 de noviembre de 2016

Alas Horten

Horten Ho-Vc

Walter Horten y sus hermanos Reimar y Wolfram, construyeron, volaron y diseñaron planeadores en configuraciones de alas puras o "alas volantes" desde adolescentes, a  comienzos de los años 30, ellos ganaron mucha experiencia en la Mecca del vuelo a planeo de Alemania, llamada Wasserkruppe,  situada a 100km al noreste de Frankfurt . Allí, después de la  Primera Guerra Mundial, muchos alemanes aprendieron a volar, únicamente en planeadores, debido a que el Tratado de Versalles prohibía a Alemania, cualquier tipo de vuelo motorizado. En Wasserkruppe cada verano existían concursos en que se premiaban a los pilotos que volarán a mayor altitud, durante más tiempo y que cubriesen las distancias más extensas. También existían concursos de modelos a escalas, competencias similares a la de los adultos, pero para jóvenes entusiastas. Allí Reimar y Walter Horten compitieron y ganaron tres años consecutivos, 1931, 1932, 1933; con sus planeadores de formas de ¨alas volantes¨.     
      

Allí los Horten habían adquirido muchas experiencias y sus modelos  de ala pura, volaban más lejos y más recto que los modelos convencionales con cola. Durante la primavera de 1936 los tres hermanos fueron llamados a cumplir con el Servicio Militar, en el nuevo Ejército alemán (Wehrmatch).

Walter ingresó como aspirante a oficial en 1934 y sirvió temporariamente en el ejército hasta ser transferido en agosto de 1935 a la recientemente creada Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), y se entrenó como piloto de bombardero, y luego de caza. Walter fue testigo de varios combates aéreos durante La Batalla de Inglaterra, sirviendo con el 1º JG 26.       


Su hermano Wolfram ingresó a la Luftwaffe y sirvió como piloto torpedero de hidroaviones.  Pero moriría más tarde cuando, en mayo de 1940,  su Heinkel 111 explotó repentinamente, en una noche en que lanzaba minas flotantes, en el puerto de Boulogne, Francia.     

Reimar también ingresó a la Luftwaffe, y fue asignado como instructor de vuelo. Eso fue una bendición para él, ya que su comandante Oskar Dinort , fue un ávido piloto de planeadores y un entusiasta de los proyectos de los hermanos Horten, ya desde sus tiempos en Wasserkruppe, fue entonces que deseoso de tener un Ho 2, un planeador del tipo Horten para uso personal. Dinort le facilitó a Reimar espacio de trabajo, material y ayudantes para realizar el trabajo. Reimar le dio el visto bueno a esta excelente oportunidad de volver a trabajar con sus diseños de alas volantes y aceptó la propuesta de inmediato. Una vez  comenzada  la construcción del primer ala volante Horten, otro oficial  enterado de tal trabajo, ordenó otra aerónave para sí, fue entonces que en poco tiempo el Comando de Entrenamiento de Vuelo, tenía suficientes Horten Ho 2 para ingresar al vuelo competitivo en Wasserkruppe,  aumentando el rendimiento satisfactorio del grupo, lo que nunca antes había pasado, debido a la falta de pilotos instructores. Entre 1936 y 1938 Reimar y Walter fueron capaces de diseñar y construir varios Ho 2, Ho 3, Ho 4 y el Ho 5, unas bimotor alas volantes. Tan ocupado estaba Reimar en la construcción de planeadores que no hacía otra cosa que trabajar tiempo completo en esa tarea. Walter se dedicó al entrenamiento de pilotos en el JG 26, tiempo completo, pero no obstante fue capaz de ayudar a Reimar en su trabajo.   


Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Reimar fue llamado al servicio activo y retornó a su anterior ocupación como instructor de vuelo. Por su parte, Walter  fue asignado como Oficial Técnico del ala de caza JG 26 de  Adolf Galland. Walter había presenciado muchos combates aéreos sobre Francia y participó de algunos en La Batalla de Inglaterra. Y observó, con mucho enojo y frustración, como en los combates aéreos contra los aviones británicos, los pilotos alemanes perdían sus vidas,  llegando a pensar,  que de continuar esta cantidad de bajas,  la Luftwaffe perdería la totalidad de sus buenos pilotos.

Después de realizar uno de sus vuelos en un Messerschmitt Me 109 como Oficial Técnico de la JG26 del Mayor Adolf Gallan, sobre el Canal de la mancha, Walter Horten reflexionó que él Me 109, era inferior, en performance y maniobrabilidad que los Spitfire británicos, que estuvo intentando derribar y que no obstante, tuvo éxito en hacerlo ya que derribó 7 aviones británicos, (1 Defiant, 3 Hurricanes y 3 Spitfires). Fue así que Walter se dio cuenta de que una mejor máquina voladora tendría que ser fabricada y entregada, lo más pronto posible, a la Luftwaffe. Si  Alemania quería dominar los cielos sobre Inglaterra, como antes lo había hecho sobre España, Polonia y Francia.    

 El As Alemán Mayor Adolf Galland jefe del JG 26 

Adolf Galland el famoso as alemán de Me 109 y Walter Horten se convencieron de que los Messerschmitt Bf 109, no eran rival para los Spitfire británicos, y eso Walter Horten lo pudo comprobar  al poder pilotar un Spitfire encontrado abandonado e intacto en una pista de aterrizaje en Francia.  Tiempo después a  Walter Horten se le ordenó dejar de realizar vuelos de combates comprometidos. Esa suspensión le fue confirmada una vez se convirtió en el primer piloto alemán en volar un Spitfire capturado.

IMAGEN, Messerschmitt Bf-109

  FOTO, Caza británico Spitfire

Fue así que Walter se convenció de que  un avión no convencional como ser un caza en configuración avanzada de ala volante podría vencer a los Spitfire británicos. De allí en adelante comenzaría la carrera por desarrollar el Horten 9 el ala volante a reacción de los hermanos Horten.  



Horten Ho 229

El ala volante bimotor Horten Ho 229 (también conocida como Gotha Go 229) es, quizás, el avión menos convencional construido durante la Segunda Guerra Mundial y uno de los menos conocidos. 

Los hermanos Horten y su primer ala volante Horten-1

Su trabajo no contaba con la aprobación del Ministerio del Aire, sin embargo una vez Goering conoció el avión, insistió que debía ser puesto en vuelo lo antes posible. Se trataba de una aeronave mucho más difícil de detectar para los radares que daría una ventaja clara a Alemania de lograr construirla. En Mayo de 1944 el avión recibió la aprobación del Ministerio del Aire del Reich, encargando su producción a la fábrica Gother Waggonfabrik, con una nueva designación: Go 229. Además de los prototipos V1 y V2 se ordenó la producción de veinte de estas nuevas aeronaves. A finales de 1944 el prototipo más avanzado, el Ho IX, resultó destruido en una maniobra de aterrizaje: A pesar de este duro revés el proyecto estaba listo para entrar en la fase de producción.

El Ho 229 estaba formado por una estructura de tubos de acero en su sección central y en la cabina del piloto, el resto estaba construido de madera. El uso de la madera se debe a la escasez de aleaciones ligeras como el duraluminio, casi imposibles de obtener a esas alturas de la guerra. Se añadió carbón (que es un buen conductor eléctrico) a los contrachapados y a la pintura para atenuar su visibilidad ante el radar británico, convirtiéndose en uno de los pioneros del sigilo aéreo, junto con el DH-98 Mosquito.

Las perspectivas eran buenas, pero la entrada de los aliados en Alemania y el fin de la guerra pusieron término a este novedoso programa. Sin embargo la semilla estaba plantada y el programa alemán fue el punto de partida de los futuros diseños de ala volante de las potencias vencedoras, como el prototipo YB-49.

El único avión superviviente de la familia Ho 229, el V3, se encuentra actualmente en el Museo Nacional del Aire y el Espacio de Estados Unidos expuesto en la Sala Paul E. Garber.

XB-35 de frente y de cola

El Ho 229 fue el precursor de aviones que se desarrollarían después como el YB-49, antes mencionados, o el XB-35 Flying Wingbomber de la Northrop Aircraft Company que se empezó a construir en 1946 por iniciativa del gobierno estadounidense.

Detalle Final:

En abril de 1945, los norteamericanos fueron los primeros en llegar a la fábrica Gother Waggonfabrikun hangar abandonado y en él se encontraron una docena de aviones inacabados con forma de boomerang, con motores a reacción y construidos casi enteramente en madera. Eran los Horten 229, los aviones invisibles de Hitler, una proeza de la ingeniería bélica que se adelantaba varias generaciones a cualquier otra aeronave del mundo. El caza furtivo de Hitler como se suele llamar al Horten 229 fue trasladado a los Estados Unidos para su investigación, este fue uno de los muchos botines de guerra que se hicieron los aliados.  

Estadounidenses descargando el Horten Ho 229 V3 capturado


Fotos actuales del Horten Ho 229

Vista posterior 

Vista frontal 

De haber desarrollado estas aeronaves de una forma masiva el destino de la guerra sin duda hubiera dado un giro enorme. 

Walter Horten ( 1913 – 1998 )

Luego de la Guerra Walter permaneció en Alemania y se convirtió en un oficial de la Luftwaffe de pos-guerra. Falleció en Baden-Baden en Alemania en diciembre de 1998.        

Reimar Horten (1915-1994)

Reimar emigró a la Argentina, y se instaló en Villa General Belgrano en la Provincia Argentina de Córdoba, donde continuó diseñado y construyendo planeadores y  una cuatrimotor de transporte de configuración ala volante. También colaboró, viajando desde Argentina, en el desarrollo del proyecto estadounidense  B-2, en un viaje absolutamente confidencial. Reimar Horten falleció en 1994 en Villa General Belgrano.      



0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con tecnología de Blogger.
Mi foto

“Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar”  

¡Busca Más información!

Lo más visto: