miércoles, 10 de agosto de 2016

La educación del pueblo alemán por Hitler


“La figura de Hitler irrumpió en la escena como el salvador que iluminaba las conciencias de todos, y esto incluso para la mayoría de sus enemigos. Con la obra social "Fuerza por la Alegría", Hitler introdujo una nueva cultura del tiempo libre y de las vacaciones en el corazón del mundo laboral. Cada trabajador tenía acceso al disfrute de unas actividades artísticas, sociales y deportivas, mediante la aportación de unas cantidades verdaderamente irrisorias.” – (Hans Frank, Consejero Jurídico y Gobernador General de Polonia)

En tan solo cuatro años de gobierno, Hitler sorprendió al mundo, con tantas innovaciones en el terreno de la administración y legislación, qué resulta necesario desglosar los éxitos obtenidos por él. Esto es tanto más necesario por cuanto sus enemigos internacionales han seguido tergiversando la verdad sobre la Alemania Nacionalsocialista tal como en los primeros días de su gobierno.

Lo siguiente es un extracto del libro de Kurt Eckehart “Cuatro años  de Gobierno de Hitler"-"Fuerza por la Alegría".

El jefe del Frente Alemán del Trabajo, el Dr. Robert Ley, expuso últimamente:
“No hicimos obsequios y beneficios al pueblo, como acostumbraban los burgueses; tampoco les hicimos promesas humanitarias para el futuro, como lo hizo el marxismo. Nos concretamos a trabajar sin descanso movilizando las energías del pueblo; y por lo demás, hemos dejado al pueblo en libertad para arreglar sus propios asuntos.”
Esta participación de todo el pueblo alemán en los bienes de la vida se obtiene por medio de la grandiosa organización nacionalsocialista Fuerza por la Alegría, que comprende once secciones, de las cuales son las más importantes las siguientes:

1) Vacaciones, Viajes y Turismo.
2) Hermosura y Dignidad del trabajo.
3) Ejercicios Corporales y Deporte.
4) Cultura.

La mejor conocida es la sección de Vacaciones, Viajes y Turismo, que a los tres años de su existencia ya ha mandado a 11 millones de trabajadores en viajes de recreo. Más de la mitad de ellos quedaron ausentes entre siete y diez días. El 50 % de ellos eran simples trabajadores industriales.

Unas 2/3 partes tenían un salario mensual de solamente 150 marcos. El fin perseguido por esta sección es mandar anualmente a unos 14 millones de trabajadores y empleados en viajes de recreo. En el tercer año ya se había alcanzado la cifra de 6 millones de trabajadores que veraneaban y viajaban por medio de la sección de Vacaciones, Viajes y Turismo.


Pasajeros en la cubierta exterior de la KdF alemán ('Kraft durch Freude ", traducido    como
"Fuerza por la alegría') crucero Robert Ley, durante un viaje a Noruega, mayo de 1939. 

La sección dispone ya de seis grandes vapores con un total de 80.000 toneladas que en 1935 ejecutaron 107 viajes por el océano llevando 150.000 pasajeros. En 1936 su número subió a 200.000. Actualmente, están en construcción dos vapores con cabida para 1.400 pasajeros en 490 camarotes de dos y de cuatro camas cada uno. Estos buques, cuya velocidad será de 14 nudos, y cuyo desplazamiento será de 22.000 toneladas, se construirán con arreglo a las necesidades de los vapores de turismo. 




Tendrán 5.000 metros cuadrados de superficie en las cubiertas, instaladas para servir de solario y para deportes. Todos los camarotes serán exteriores. Los comedores son muy espaciosos, de modo que se podrán servir las comidas simultáneamente a todos los pasajeros. Habrá piscina y un café-restaurante en la cubierta superior, donde se podrá permanecer aún en caso de lluvia. 




Actualmente, está construyéndose en la isla de Ruegen, en el Mar Báltico, un balneario con instalaciones para alojar a 20.000 personas. El costo de este balneario, que dispondrá de terrenos de bosques y praderas con una superficie de 350 hectáreas, será de unos 100 millones de marcos. Además, se proyecta la construcción de otros cuatro balnearios de la misma clase. Fuera de estas construcciones y proyectos, se aumentó de 20.000 a 30.000 el número de camas disponibles en los balnearios populares más pequeños. Con esto se consigue que gente que nunca había salido de las calles oscuras de los grandes centros industriales, pueda visitar las regiones más bellas de su patria, los Alpes, el Rin, el mar.



Gracias a una perfecta organización es posible reducir los gastos al mínimo. Por 12, 15 ó 16 marcos, el trabajador puede veranear durante una semana, incluyendo todos los gastos de movilización, alojamiento, pensión, etc. Esto significa que el veraneo no le cuesta más que el salario que gana y que se le sigue pagando durante sus vacaciones. Muy grande es también la preocupación por el bienestar de las mujeres, especialmente de las madres alemanas. En las diferentes regiones de Alemania, en medio de los rincones más hermosos del país, existen ya 153 casas de recreo destinadas exclusivamente al veraneo de mujeres, donde pueden descansar de su abnegado trabajo para la familia. 


Para quitarles todas las preocupaciones, sus hijos se reparten entre familias vecinas o se mandan también al campo para el recreo. En 1935 había 571.000 mujeres que pudieron aprovechar tal descanso. Y como signo de la solidaridad del pueblo alemán, podemos considerar el hecho de que las estudiantes universitarias sacrifican una parte de sus vacaciones para trabajar en las fábricas, donde sustituyen a las mujeres trabajadoras, para que éstas puedan seguir recibiendo sus salarios durante su ausencia.


Gran importancia tiene también la sección de Hermosura y Dignidad del Trabajo, que se ocupa de embellecer las salas donde trabajan los obreros. Los escombros que antes se tiraron en la vecindad de las fábricas, se retiran y en vez de esos montones feos se construyen campos de deporte o pequeños jardines en los que los trabajadores pueden pasearse durante el recreo. 

Transformación del patio de una fábrica según el nuevo concepto alemán de 
Belleza y Dignidad del Trabajo.

Además se construyen piezas decentes de baños y lavatorios, grandes comedores bonitos con mucha luz, donde el trabajador puede almorzar.
La sección de Ejercicios Corporales y Deporte está organizando el deporte de las masas; sus cursos, dirigidos por maestros de primer orden, fueron frecuentados en 1934 por más de 3 millones de personas.



La sección de Cultura, está difundiendo los bienes culturales en toda la nación, de modo que estos no quedan más como privilegio de las clases pudientes. 


“Las grandes obras de arte no representan a una determinada época sino a un determinado pueblo, es porque el artista no debe elevar monumentos a su tiempo sino a su pueblo" – (Adolf Hitler) 



La sección posee un tren especial de teatro, 15 camiones de biógrafo sonoro, con lo que se lleva la cultura hasta las aldeas más lejanas. Además, dispone de grandes teatros populares en las ciudades. Miles de voluntarios están organizando conciertos y funciones de teatro. En 1934 hubo 80.000 de tales funciones que fueron visitadas por unas 25 millones de personas.

¿Y el financiamiento de todos estos viajes, funciones, etc.? Unas pocas cifras pueden servir para explicarlo, demostrando al mismo tiempo quiénes son los verdaderos amigos del pueblo trabajador, si los marxistas o los nacionalsocialistas. En el año 1920, los sindicatos de los trabajadores tenían 9,5 millones de socios. La contribución era en término medio de 3 marcos mensuales, resultando una entrada total de 324 millones de marcos.

En 1933, el número de los inscriptos en los sindicatos dirigidos por los marxistas había bajado a 5,1 millones y las entradas anuales eran de solamente 120 millones de marcos. Verdaderamente criminal era la administración misma de los sindicatos, que disponían de numerosas fábricas y grandes almacenes para proveer a los socios. En contra de las entradas de 120 millones de marcos había gastos de administración de 150 millones, de modo que había un déficit de 30 millones en el último año de la administración marxista. Varias de las grandes secciones de los sindicatos habían contratado deudas bancarias de 5 y más millones de marcos pagando intereses del 10 % anual, lo que constituye una bonita ilustración de las tendencias anti-capitalistas del marxismo.

Para evitar que los trabajadores perdieran todos sus ahorros invertidos en las empresas del marxismo, el gobierno nacionalsocialista disolvió los sindicatos obreros, haciéndolos entrar en el Frente Alemán del Trabajo. El número de socios de esta nueva entidad, en que se encuentran tanto los trabajadores y empleados como los patrones, subió a 9,4 millones a fines de 1933, y pocos meses más tarde, en marzo de 1934, alcanzó los 14 millones de personas, subiendo a 20 millones en 1936.

No obstante este aumento enorme bajo la administración nacionalsocialista, los gastos bajaron de 150 a 72 millones de marcos, y la contribución de los socios podía rebajarse a la mitad, a 1,50 marcos mensuales. Las entradas anuales de unos 300 millones de marcos se aprovechan en primera línea para aumentar los beneficios para los socios. Así, el pago de subvención a los inválidos aumentó en un 400 %. Y de estas sumas ahorradas por una administración honrada se sacan también los 30 millones de marcos que gastó la sección de Vacaciones, Viajes y Turismo y se saca el dinero necesario para las otras secciones de la grandiosa organización Fuerza por la Alegría.

Resumiendo, constatamos que la obra tan atacada y tergiversada del gobierno de Hitler consiste en la educación de todo el pueblo alemán hacia un nivel más alto de la humanidad como no se conocía en el antiguo Estado de clases.
En vista de la enorme obra realizada en tan corto tiempo, se comprenden las palabras de un diplomático extranjero acreditado en Berlín: “La verdad es que ningún gobierno del mundo dispone de caracteres tan prominentes ni de cabezas tan inteligentes como el de Alemania. En ningún país del mundo reina un orden tan perfecto como aquí. En realidad, uno forzosamente tiene que admirar la Alemania de Hitler.”

Y a la pregunta de por qué la prensa de su país estaba calumniando continuamente a Alemania, contestó el diplomático: “No quieren oír la verdad. Si los pueblos en los demás países supieran todo lo que Hitler ha hecho solamente en favor de los obreros y campesinos ningún gobierno podría mantenerse una hora más, a no ser que imitara inmediatamente los métodos de Hitler.”

Para finalizar:

Sin duda el Nacional Socialismo estaba lleno de pequeñas organizaciones cuyos nombres sorprenden a los que no conocen en profundidad la ideología del III Reich. “Fe y Belleza”, “La Belleza del Trabajo”, “La Fuerza por la Alegría”. La belleza y la alegría pueden ser consideradas con razón, fundamentos ideológicos del Nacional Socialismo. Hitler diría en el Congreso de Nuremberg de 1937:

“Lo decisivo es conducir a nuestro Pueblo hacia la grandeza, a ser posible a través del camino de la alegría y de la belleza”


"La canción del trabajo alemán resonaba con una felicidad nueva por un país en paz. ¿Cuándo volverá a repetirse? Me viene las lágrimas a los ojos cuando recuerdo a Hitler de entonces que iba de un lugar de trabajo a otro, enderezando, alentando, entusiasmando... y surgen ante mi vista repentinamente las imágenes de la Alemania actual y la situación de nuestro pueblo: en estas circunstancias el pensamiento de la muerte me resulta tan fácil, tan suave, tan liberador. Sobre este primer plano creador se nimba de luz cegadora aquel éxito fascinante, que contempló el pueblo, que contempló el mundo de tantas manera." – (Hans Frank, Gobernador General de Polonia)

Fuente: 

Kurt Eckehart “Cuatro años de Gobierno de Hitler” Capítulo IV La educación del pueblo alemán por Hitler. “Fuerza por la Alegría” pág. 45-49.


Organización alemana "Fuerza por la Alegría", (Kraft durch Freude - KdF), (Berlin 1943)


Una declaración extranjera acerca del cambio en la Alemania Nacionalsocialista

2 comentarios:

  1. Era una fabulosa organización muy alejada de lo que tenemos hoy día en el Perú. Después de 100 años de liberalismo, nuestros trabajadores sobreviven a dudas penas. ¿Cúltura, belleza, alegría, qué es para ellos? Es algo totalmente desconocido.

    ResponderEliminar
  2. Saludos Roberto. Sin duda alguna una hermosa generación que lamentablemente se ha visto opacada. Hoy en día nuestros gobernantes no tienen el coraje para solucionar los problemas de nuestros tiempos y de nuestros pueblos, de hecho ni siquiera tienen idea del cómo mejorar la situación. Estos están más pendientes en seguir políticas exteriores, que ponerse a trabajar y a solucionar los problemas internos, sin duda lo que a ellos les preocupa es el quedar bien en sus banquetes con los dueños de los bancos, multinacionales etc, a los cuales ellos al final sirven, sin importar para donde estos se alineen, las políticas siguen siendo las mismas al igual que sus intereses. Esto no solo sucede en Perú, sino también en pueblos vecinos. El mal de nuestros tiempos es la falta de entusiasmo nacional, la falta de interés por temas políticos e históricos y sobre todo creer que la democracia existe y que la economía está a favor de las personas. La belleza y la Alegría la hacemos nosotros con el entusiasmo que pongamos en nuestras actividades día a día, pero en lo que respecta a lo cultural y político es un problema de toda la nación.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con tecnología de Blogger.
Mi foto

“Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar”  

¡Busca Más información!

Lo más visto: